Los diferentes usos del ácido hialurónico en estética

cursos de inserción laboral

Los diferentes usos del ácido hialurónico en estética

El ácido hialurónico es un compuesto ya presente en nuestro organismo que los especialistas en medicina estética aprovechan para realizar todo tipo de tratamientos, (fundamentalmente inyectables) para hidratar la piel desde dentro. Así, es posible devolver volumen y luminosidad a diferentes secciones y elementos del rostro, pero también es capaz de combatir la flacidez. ¿Quieres conocer todos sus usos? 

Desde CEM Canarias, donde impartimos cursos de inserción laboral en Las Palmas y estudiamos en profundidad lo que el ácido hialurónico es capaz de hacer en el mundo de la medicina estética, te contamos algunas claves que te interesa conocer. ¡Empezamos!

Primeros usos del ácido hialurónico

¿Sabías que el ácido hialurónico fue descubierto en el año 1934 en el ojo de una vaca? Los científicos Karl Mayer y John Palmer, doctores de la Universidad de Columbia, dieron con esta fórmula tras conseguir aislar la sustancia a partir del cuerpo vítreo de los ojos del animal. Y ya intuyeron que esta sustancia podría tener algún empleo terapéutico o comercial. Iban bien encaminados.

No obstante, su primer uso comercial no se produjo hasta  hasta 1942, cuando el ácido se sustraía de la cresta de los gallos como sustitutivo a la clara de huevo. Dos décadas más tarde, en 1966, un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan empezarían a utilizarlo como fórmula estética experimental en mujeres de edad avanzada. 

Tratamientos estéticos de ácido hialurónico más demandados

Como ves, el ácido hialurónico lleva presente como producto mucho tiempo entre nosotros, pero se ha consolidado como fórmula estética, proporcionando innumerables tratamientos. 

Y es que su capacidad para retener el agua lo ha convertido en uno de los productos estrella de la medicina estética, pero también para terapias de la medicina regenerativa y traumatológica, por ejemplo, en la regeneración del cartílago.  

¿Cuáles son los tratamientos estéticos más demandados con ácido hialurónico? 

Antiage 

Aplicando ácido hialurónico inyectable se rellenan espacios entre las distintas fibras que deja la ausencia de hidratación. Es precisamente en esos espacios donde aparecen las arrugas y las líneas de expresión.

Ojeras

Con las infiltraciones de ácido hialurónico es posible decir adiós a las antiestéticas ojeras de inmediato, ya que proporciona una hidratación en profundidad de la zona, así como un color uniforme al rostro sin necesidad de cirugía.

Aumento de labios

La técnica del remodelado labial con ácido hialurónico se aplica cuando el paciente quiere mejorar el grosor y la proyección labial, definir el arco de cupido o corregir las arrugas periorales. Se trata de un tratamiento de aplicación progresiva, es decir, que se corrige poco a poco y sesión tras sesión para obtener los mejores resultados y evitar una sobrecorrección. 

Contorno facial

El ácido hialurónico también se emplea para armonizar el rostro mediante microinyecciones en mentón y mandíbula. Como resultado, el óvalo facial queda más definido, equilibrado, firme e hidratado. 

Rinomodelación

El ácido hialurónico se ha convertido en una estupenda alternativa a la rinoplastia convencional. Por tanto, ya no es necesario pasar por quirófano para lucir una nariz perfecta y muy natural. 

¿Quieres acceder a nuestros cursos de inserción laboral y dar un salto cualitativo profesional en el mundo de la estética? ¡Contacta con nosotros!